domingo, 15 de febrero de 2015

CUÉNTAME UN CUENTO



Los alumnos del IES Pablo Rueda  han elaborado preciosos cuentos todos ellos  relacionados con un tema común y muy conocido en la comarca:"las cerezas" Con esta actividad se pretende acercar al alumnado a la narración y también se pretende dotar de estrategias  para estimular la creación  de textos. En sesiones  posteriores trabajaremos leyendas y cuentos tradicionales que serán contados alterando el orden de la narración,los roles de los personajes,los finales felices...

Enhorabuena a todos por esos fantásticos relatos.



Si quieres disfrutar de relatos fantásticos  sigue leyendo:



Un cuento  es una narración breve creada por uno o varios autores, basada en hechos reales o imaginarios, inspirada o no en anteriores escritos o leyendas, cuya trama es protagonizada por un grupo reducido de personajes y con un argumento relativamente sencillo y, por lo tanto, fácil de entender.
El cuento es compartido tanto por vía oral como escrita; aunque en un principio, lo más común era por tradición oral. Además, puede dar cuenta de hechos reales o fantásticos pero siempre partiendo de la base de ser un acto de ficción, o mezcla de ficción con hechos reales y personajes reales. Suele contener pocos personajes que participan en una sola acción central, y hay quienes opinan que un final impactante es requisito indispensable de este género. Su objetivo es despertar una reacción emocional impactante en el lector. Aunque puede ser escrito en verso, total o parcialmente, de forma general se da en prosa. Se realiza mediante la intervención de un narrador, y con preponderancia de la narración sobre el monólogo, el diálogo, o la descripción.
El cuento recrea situaciones. La novela recrea mundos y personajes (su psicología y sus caracteres).
En resumen, un cuento es una obra de ficción que se desarrolla con ciertos seres y acontecimientos. Además, un narrador es quien presenta a los personajes, los puntos de vista, los conflictos, y el desenlace.






El Pobre Enriquecido.   ALICIA CASTILLO
Érase una vez en una aldea de Jaén, un hombre llamado Pepe que se encontraba pasando una mala racha. Pepe había perdido su trabajo, su mujer le había dejado y acababa de perder su casa.
Todos los días iba al banco de alimentos a que le dieran un poco de comida para poder sobrevivir. Por las noches dormía en un banco del parque o en un portal de algún piso. Pepe estaba triste, no sabía cómo su vida había cambiado y todas las noches soñaba con volver a estar como antes.
Una mañana, Pepe se disponía a mendigar por la calle cuando de repente vio un cartel que ponía: “ Cerezas mágicas, hacen realidad tus sueños”. Emocionado, Pepe fue a la tienda donde vendían esas cerezas e iba convencido de que esas cerezas le cambiarían la vida. Al llegar allí, preguntó el precio de las cerezas y el pobre se llevó una sorpresa... ¡Costaban 100€ cada una!. Tras oír el precio, Pepe desilusionado salió de la tienda. Una joven que estaba al lado de él en la tienda, se entristeció al verlo por lo que le compró una cereza.
Se la comió y después se fue a dormir con la esperanza de que su vida cambiara y efectivamente, ¡La cereza había hecho efecto!
Al despertarse se encontró un décimo de lotería que era el numero ganador y acababa de ganar 1000000000€. Más tarde, al enterarse toda la ciudad de que había ganado, le ofrecieron trabajo. Estuvo trabajando de empresario en la fábrica de Nestlé donde conoció a la mujer y a la madre de sus hijos. Pepe estaba viviendo una maravillosa vida y todas las noches soñaba con la cereza que le cambió la vida.
Una tarde mientras veía la tele, se le ocurrió una idea: Comprar la tienda de cerezas, bajarle los precios y así toda la gente podría comprar las cerezas. Su tienda se hizo muy famosa y al ver el resultado, decidió crear nuevas tiendas por todo el mundo.
La gente al oír eso de las cerezas mágicas se extrañaba pero lo que la gente no sabe esque las cerezas son…
¡Un misterio rojizo!    
__________________________________________________________________________
 


La fábrica de las cerezas.  ANTONIO ÁLVAREZ
 
Esta es la historia de un niño llamado Pepe. Pepe, tenía 11 años y le gustaba mucho el campo. Un día, su padre le dijo que tenía que ayudarle a plantar cerezos en una parcela que poseían en la vega del río San Juan. Así lo hizo Pepe. La parcela era muy grande y sólo había una casilla donde se guardaban los instrumentos del campo. Había para plantar 70 cerezos.
Tardaron 3 días en plantarlos  y su padre dijo que solo crecerían 50 . Pasaron los años y, tras años de lluvia, tormentas y otras tempestades, iban creciendo sólo algunos.
- Para poder recoger un cerezo tendrían que pasar 10 años -le decía el padre al hijo.
La primera recolecta de los cerezos salió mal. Pero, conforme pasaban los años, tras alimentarlos con abonos y agua, las cerezas  iban saliendo más buenas, y el padre, ya viejo, le dijo a su hijo:
- Has estudiado una carrera empresarial y debes levantar un imperio de la nada.
El hijo le hizo caso. La empresa que levantó, fue un desastre, porque como vivía en un pueblo de poca gente, y ya había muchas empresas de cerezas, y  esa era la fruta que más había en el pueblo. Trató de hablar con los cerezos motivándolos mientras los regaba. Los cerezos hablaban entre ellos diciendo que con los abonos, la tierra y el agua que tenían, tenían que salir unas cerezas estupendas. Algunas cerezas, se las comían los pájaros, porque de lo grandes que eran, era imposible no verlas. A la hora de la recolecta, había de todo: cerezas picadas, cerezas buenísimas y grandes…En la fábrica se hacía de todo con las cerezas: licores, fruta para el consumo, mermeladas, conservas…Era la fiesta de la cereza el día que la fábrica empezó a vender sus productos. Vinieron forasteros de todos lugares de España a ver la fiesta de la cereza. Muchos, compraron productos de la fábrica llamada “Atanasio e hijos” que era la empresa que impulsó Pepe y su padre. Se vio que a los forasteros les gustó aquellos productos, y venía gente de toda España a comprar sus productos. Las otras empresas, cerraron, porque nadie les compraba, aunque también eran buenas. Pepe decidió comprar las tierras de las otras fábricas de aquel pueblo, y su empresa se hacía cada vez más grande, y se repartió por todas partes del mundo. Esta fábrica se transmitió de generación en generación hasta que, gracias a la contaminación, los suelos dejaron de hacer el trabajo de siempre, y nada florecía en aquellas tierras, y como no crecía nada en la tierra, el mundo se quedó sin personas, y se extinguió la raza humana. Esta historia enseña que empezando con poco y siendo optimista, se puede llegar muy lejos, aunque siempre haya algún problema que  fastidie todo el trabajo que hayas hecho.

__________________________________________________________________________



El sufrimiento de la cerecita. BLANCA CORDÓN
No eran amigas hasta que se conocieron en mi mochila. Las dos hablaron mucho durante el viaje, la cereza le dijo a la manzana que era del sur, pero que la habían puesto en una caja de cerezas importadas. Ella no entendía nada pero estaba segura de que las otras cerezas se estaban burlando de ella por ser diferente. A las cerezas las subieron a un camión que estaba frío, pero eso a ella le agradó mucho, pues tenía un calor insoportable.
En el lugar donde se encontraba la pequeña cereza era oscuro, sintió mucho miedo pero supo superarlo, porque ella era una cereza dura como una piedra y dulce como la miel, o al menos eso decía su padre de ella. Su padre era un gran cerezo, sus ramas más altas parecían tocar el cielo, y a lo ancho eran tan largas que toda la gente se podía cobijar con su sombra.

Cuando la pequeña cereza giro su vista vio a las cerezas extranjeras que estaban tiritando de miedo y frio. Ella se sintió superior porque había superado su miedo, ahora ella era la que se burlaba de las otras .
El camión se detuvo y bajo a todas las cerezas de él. Las pusieron en un exhibidor para que todo el mundo las viera .Algunas personas que pasaban por allí se acercaban y se llevaban algunas de ellas. Hasta que le tocó el turno a ella y viajo en una bolsa junto a un pequeño grupo de cerezas extranjeras que no dejaban de temblar. Pero a pesar de su miedo ella no temblaba, porque era una cerezita dura como una piedra y dulce como la miel. Las palabras de su padre siempre le daban valor para superar el miedo.
KY fue cuando sintió una gran nostalgia, y tristeza. Así sumida en sus recuerdos se encontró de nuevo en la oscuridad y en el frío. Y esta vez lloro, y lloro, añorando los días que el sol le bañaba su piel, y su padre les hablaba a ella y a sus hermanas sobre lo inmenso del mundo y de todas las cosas que él había visto. Porque a pesar que no podía moverse, él era muy viejo y alto, y podía ver muchas cosas. 
Un día , aunque en realidad no sabía cuánto tiempo había pasado ,la sacaron a la luz y la pusieron junto a una manzana , ella empezó a contarle cosas pero la manzana no le respondía, parecía no entenderla , como que no hablaba el mismo idioma que ella . Pero eso no le importó ella siguió hablando y hablando porque le hacía mucho bien hablar con aquella manzana que había conocido en poco tiempo . Tanto así que la cerezita no se dio cuenta que la manzana no hablaba porque ya había muerto.

Al final llegué a mi trabajo, abrí mi mochila y le di un mordisco la cereza.
___________________________________________________________________________
 Origen de las cerezas .FRANCISCO CASTILLO LUJANO
 
- ¿Sabéis?... Cuando era pequeño me contaron una historia muy curiosa sobre el origen de las cerezas. Según la ciencia las cerezas se originaron entre en mar Caspio y el mar Negro por las semillas procedentes de los países asiáticos traídas por los pájaros. Pero, en realidad, las cerezas se originaron por la fiesta de un pequeño pueblo con un modo de cultivo bastante peculiar. En ese pueblo los cultivos no se realizaban mediante semillas sino mediante las letras del alfabeto. Mediante esas letras se originaban nuevos frutos, aunque no todos los frutos   se obtenían de ese modo. Siempre hubo unos frutos base que se utilizaban para formar esos nuevos frutos extraños y deliciosos. ¿Deliciosos? Sí, pero no todos, porque  algunos podían traer graves consecuencias para la agricultura de esa zona en particular.
El proceso de creación de nuevos frutos se llevaba acabo mezclando las siglas de los frutos o vegetales que se querían mezclar. Uno de los productos con el que se empezó fue la cebolla, que se  obtuvo mezclando las siglas de caqui , espinacas , banana , osreley , lima , limón y arándanos.

Ahora empecemos con la historia de verdad. Como decía al principio,  la historia ocurrió en el pueblo de Castillo de Locubín. Un grupo de estudiantes practicaba el arte de obtener nuevos frutos pero nunca consiguieron crear frutos con un sabor especial, dulce pero a la vez algo ácido, no sé... un sabor exquisito. Era tradición que crearan nuevas frutas para la fiesta más importante del pueblo. Pero las nuevas frutas se agotaban y ya no se podían crear frutas innovadoras.

Un día, un grupo de niños, por completo accidente crearon un  fruto que pasó a llamarse     cereza,  dado a que se obtuvo mezclando la calabaza , el escaramujo , el rábano, la espinaca, la zanahoria y la aceituna, abundantísima enla zona y característica del pueblo. Practicando e investigando, los chavales  crearon un derivado de la cereza conocido como picota.

Los chavales presentaron, entusiasmados,  esa fruta  en la fiesta del pueblo y tuvo tanto impacto que se decidió que desde entonces esa fiesta sería conocida como "Fiesta de la Cereza".   Y esa es la auténtica historia del origen de las cerezas. Vuestra, queridos lectores,  es la decisión de hacerle caso a mi historia o no pero siempre hay ciertos acontecimientos históricos que han quedado borrosos y no se sabe con seguridad si exactamente sucedieron como nos cuenta lahistoria. Así es que... elegíd vosotros.

___________________________________________________________________________









      "NACÍ, CAÍ, MORÍ". JOSÉ SANTIBURCIO 

  Cuenta la historia que, cuando el sol salía, algunas cerezas de los millares de cerezos de la Fuente de Amador florecían brillantes y con un color rojizo y precioso.

           Anacleto era una de ellas. Todas la mañanas salía de paseo con otros miembros de su clan  “el Cerezo”, conocía a muchas cerezas vecinas pero también conoció a una cereza que era de otro clan llamado “Los Lanas”. Estos dos clanes eran enemigos, pero "los Lanas" tenían unas características distintas a las de "el Cerezo": eran azules, mientras que las del clan de "el Cerezo" eran coloradas.

María era una cereza hermosa y muy bonita y Anacleto no podía dejar de pensar en ella. Decidió quedar con María y hablar sobre sus sentimientos hacia ella. María accedió a la petición de salir con ella. Fueron a un cortijo que tenía el dueño de los cerezos y allí comentaron todo sobre sus vidas hasta que Anacleto decidió  confesarle su amor. Ella le dijo que también lo quería. Pero su problema era que no podían salir juntos hasta que sus clanes propusieran hacer tregua.

Anacleto y María hablaron con sus padres pero no los consiguieron convencer. Entonces Anacleto decidió escaparse con María. Se fueron hasta cerca de las Vegas de Zanca y allí decidieron pedirse uno a otro y así permanecieron unos años. Cuando se iban a casar decidieron volver a ver si había tregua entre sus clanes pero no, seguían sin tregua.  Les dijeron a sus padres que estaban juntos y que dentro de poco se iban a casar. Estos no accedieron, sino que, por el contrario, los aislaron. Anacleto se escapó y dio la noticia de que se iba a tirar desde los alto de la rama del cerezo si no soltaban a su novia. Estos no la soltaban hasta que casi se tira y decidieron dejarle a su novia en un amago para que se bajara y lo volvieran a meter en la cárcel. Anacleto escuchó lo que dijeron por lo que decidió tirarse para que por fin viviera en paz. María no lo supo soportar por lo que subió corriendo  y se tiró. Los padres viendo lo que pasó decidieron hacer tregua y los enterraron juntos y al fin unieron los clanes y vivieron en paz y armonía. Esta es la historia de una nueva versión de "Romeo y Julieta" a la catillera.   

___________________________________________________________________________              



Las cerezas infectadas .JUAN BRAVO
Hace ya 2 meses de aquella tragedia, aquello que nadie que pensaba que ocurriría pero al que yo estaba preparado. Os contaré de lo que estoy hablando
Era un viernes, teníamos un examen de Lengua bastante difícil pero llevaba bien trabajado el temario así que no iba preocupado. Después de hacer el examen en el recreo mis amigos y yo hablábamos de nuestras películas y series favoritas, yo les hablé de una serie que echaban todos los Lunes a las 22:00 era de Zombis y me gustaba mucho
Al llegar a casa después de comer, sobre las 18:00 mi madre me dijo que comprara cerezas , fui a la tienda pero el dependiente me dijo que no las comprara porque mucha gente al comer las cerezas se han puesto muy enfermos y han muerto , volví a mi casa y se lo dije a mi madre , pasé toda la tarde viendo mi serie favorita y jugando .
Era Sábado así que tocaba hacer los deberes, luego por la tarde quedé con mis amigos fuimos a jugar a fútbol, cuando íbamos a ir al parque no había nadie estaba desierto nos encontramos al alcalde y nos dijo
-¡Pero que hacéis aquí!
-Hemos venido de jugar a fútbol y nos extraña de que no haya nadie
-¡Pues corred a vuestras casas más de la mitad de la población ha muerto por comer unas cerezas y han resucitado!
-¿¡Como?!
Todos salimos corriendo hacia nuestras casas, subí la calzada a toda prisa y para mi sorpresa me topé con dos Zombis, aterrorizado caí al suelo pero me levanté rápido y huy lo más deprisa posible .Llegue mi casa y le conté la noticia a mi padres y mi hermana pequeña , pero ellos ya lo sabían
Intente creerme que por unas cerezas de este pueblo las personas se hayan transformado en Zombis, esa noche no pude dormir. Era Domingo y el pueblo plagado de zombis , lo cual era raro pero era la realidad, pensé en las cosas que leí sobre zombis , era hora de ponerlo a prueba
-Mama, papa , Esther tenemos que irnos de la casa no es lugar seguro
-¡Pero como nos vamos a ir! –dijo mi padre
Si a la nave es un lugar seguro, además esta a las afueras del pueblo y allí tenemos armas cuerpo a cuerpo podremos defendernos pero tendremos que llevarnos agua y comida así que , venga pongámonos manos a la obra. Y eso hicimos lo cargamos todo en el coche y nos dirigimos a nuestra nave, era amplia segura y el lugar perfecto para protegerse de los zombis. Cuando llegamos entramos rápido pero hicimos mucho ruido así que atrajimos la atención de varios zombis , golpeaban la puerta pero no decidimos hacer nada así que guardamos silencio durante un buen rato y acabaron marchándose.
Mi padre y yo salimos, yo iba con mi bate de beisbol y el iba con un hacha , dimos unas vueltas por el polígono industrial del pueblo , todo estaba despejado pero salimos a la carretera , avanzamos y nos encontramos con unos 6 zombis , quería correr pero mi padre me dijo:
-Tenemos que matarlos y acabar con esto , además hay que aprender a matarlos
Tenía miedo pero agarré el bate con mucha fuerza y golpee a un zombi en toda la cara, le volé la cabeza, en ese momento no tuve miedo y los dos acabamos con los zombis en un momento
Pasó un mes de aquella tragedia éramos unas 100 personas estábamos repartidos en distintas naves. Una noche nos reunimos todos en mi nave .El doctor nos contó porque ocurría eso en las personas que comían esas cerezas , nos dijo que por culpa de los insecticidas y pesticidas las cerezas se contaminaron y al tener contacto con la saliva se pudrían rápidamente en el cuerpo provocando una fiebre que acaba con el sujeto y al cabo de unos días resucitaba , esa misma noche decidimos salir por la mañana e ir a Castillo y matar a todos los zombis , nos organizamos en 10 grupos de 10 personas .
Salimos todos por la mañana al mismo tiempo .Mii grupo estaba formado por mi padre , adultos y mi amigo Francisco Javier . Nosotros tuvimos que despejar la zona del parque iba acompañado de mi amigo cuando de repente vi a mi abuelo transformado en un zombi , en ese momento caí al suelo y rompí a llorar el zombi se acercaba cada vez más.
-Tío no sufras más tu abuelo murió y se transformó , toma el cuchillo y acaba con su sufrimiento
Esto que me dijo mi amigo me hizo levantarme cogí el cuchillo y se lo clave en la cabeza mi padre y yo enterramos su cuerpo, después agrupamos a los zombis que quedaron y todas las personas dijimos:
¡OS VAIS A ENTERAR MALDITOS ZOMBIES!
Y acabamos con todos , volvimos al pueblo y quemamos todos los cadáveres y todo volvió a ser como era todo.

___________________________________________________________________________


 "Hacía un buen día".MANUEL CERVERA


Me encuentro en una habitación, entre barrotes, asustada. Pero esta historia no empieza aquí. Empieza en un día perfecto. Sí,  hacía un buen día. Yo  maduraba al sol, hablando tranquilamente con Maya, mi amiga, que es una abeja parlanchina y cada mañana viene con el resto de la colmena a darnos los buenos días y a ayudar en el crecimiento a las que todavía son flores, aunque en este árbol, en mi árbol,  quedan ya pocas.

En un momento de sosiego y paz vino un pájaro a posarse, algo normal, si no hubiera sido porque ese pájaro no se posó en alguna rama vecina; no, vino a la mía, pero, con tan mala suerte, que arañó mi rabito y me tiró. La caída me pareció eterna, vi pasar mi vida entera. ¡Qué pena!, llegó en el peor momento, cuando yo estaba transformándome en  una fruta y madurando. Mi vida parecía que acababa aquí,  me acercaba al suelo, que,  por suerte, acababan de regarlo y estaba blandito cual una alfombra persa,  y, además,  no había ninguna piedra. Pero tenía un problema: "¿y yo, ahora, cómo llego arriba?”, pues, aunque había caído en una tierra húmeda, mullida y blandita, yo estaba dolorida por la caida. Vi acercarse a paso firme a unas hormigas, eran como cuatro o cinco, venían directas hacia mí, aunque parecían amigables o eso creía yo hasta que, por sorpresa, me cogieron entre todas, me subieron a sus hombros y empezaron a caminar.

¿Dónde me llevarían? El camino fue largo y divertido; me había dado tiempo a dormirme y todo y creo que ya no me dolía el cuerpo por la caída. Seguía haciendo el mismo sol de esta mañana y, por fin,  llegamos hasta lo que parecía una montaña o más bien  un montículo de arena, como pude apreciar al acercarme. Por allí me metieron y ahora estamos aquí, encerrados,  y esperando a que me digan qué van a hacer conmigo. Estoy desolada, porque no consigo que me digan nada. Las horas se me hacen eternas por la poca luz que entra por el agujero oradado en la tierra. Intento dormir pero no puedo, estoy demasiado nerviosa como para ponerme a dormir y pienso en Maya y en el resto de mis amigas, ellas ya estarán durmiendo.  ¿Nadie se preguntará dónde estoy yo?... Tengo la leve esperanza de que Maya me esté buscando o, al menos,  que haya notado mi ausencia.

Llega la noche, empiezo a sentir frío y aquí no tengo nada con lo que arroparme. En ese momento me acuerdo de las hojas del cerezo que me abrigabann y protegían cada noche y con ese hermoso recuerdo de gratitud y generosidad consigo dormir,  aunque no muy a gusto, pues me molesta la humedad del suelo.

A la mañana siguiente me despierto y veo que hace un día como el de ayer, soleado,  aunque hoy no tengo el presentimiento de que todo vaya a salir bien.

Tras los primeros rayos de sol, se acerca un señor, me levanta bruscamente y me saca de la celda. Me lleva a una camilla,  me ata el rabo para que no pueda escapar y prepara sus enormes cuchillas. Noto cómo una de sus afiladas garras me toca y siento un escalofrío que me recorre todo el cuerpo. De repente, el hormiguero se viene abajo, parece que un humano lo ha pisado. Las hormigas empiezan a huir, aunque, antes, una de ellas me arranca un poco de carne y se la come, relamiéndose de gusto. ¡Si me pudiera levantar, vería de lo que soy capaz!

Al cabo de unas horas estoy  rodeada de escombros; el desconcierto se apodera de mí y pienso en todos mis amigos; intento convencerme de que vendrán a rescatarme y, de repente, ¡aparece Maya!. Me desata y me saca de allí,  veo que la herida ya ha empezado a infectarse,  pero ella me da ánimos y dice que de ésta salgo, aunque yo soy un poco más pesimista y creo que no, que está llegando mi final.

Emprendimos un viaje por aire que nos llevaría a mi árbol, en el  que no queda casi nadie. La mayoría de mis hermanas ya han sido recogidas para ser expuestas y degustadas en la Fiesta de la Cereza, que será visitada por miles y miles de personas. Intentan curarme y dicen que me pondré bien pero la herida cada vez va a peor. En ese momento pensé en lo que dije cuando empezó todo esto: "Hacía un buen día, sí,  lo hacía".

___________________________________________________________________________


    Javier y su mancenera. MARI ÁNGELES

Había una vez una casita en un pueblo de Jaén. Allí vivían Javier su padre, Antonio y su madre, Laura. Javier estaba en cuarto de la E.S.O. Y como su casa estaba muy lejos todos los días tenía que llevarlo su madre en coche porque no podía coger el bus.
Le gustaba mucho el instituto, sobre todo física y química. Al lado de su casa había mucho campo, toda su casa estaba rodeada. Tenían un huerto enorme con muchas hortalizas y árboles. Desde pequeño su padre tenía plantado un manzano grandísimo y era curioso porque hechaba las manzanas muy pequeñitas, tanto que parecían aceitunas u otro fruto parecido. Le gustaba mucho hacer experimentos en el laboratorio de la clase de física, su profesora siempre le decía que iba a ser un gran y excelente profesor la verdad es que eso me subía la moral y más ganas de daban de investigar sobre cosas nuevas.
Un día como otro cualquiera llegó a su casa, soltó la mochila y se sento debajo del manzano a contemplarlo. Le dieron las nueve de la noche y no se dio ni cuenta sino llega a ser por su madre que sale a llamarlo todavía hubiese estado allí.
Su madre pensó que iba a descansar o a hecharse una siesta, pero nada de eso, él estaba pensando en cómo hacer un experimento para convertir sus manzanas en cerezas ¿ cómo iba a convertir las manzanas en cerezas? Parecía un cuento de niños pequeños, pero él se lo tomaba muy en serio. Se lo propuso y tenía que descubrir como hacerlo.
La profesora le decía que ultimamente estaba despistado en clase, que ya no mostraba el mismo interés por la asignatura. Pero no era así, él lo que estaba averiguando era como hacer ese experimento buscaba en internet, miraba libros, veía los diferentes tipos de productos...
pasado un mes la maduración de las demás cerezas comenzó y a Javier ya le faltaba muy poco para terminar el experimento.
Un sábado por la mañana se levantó dando saltos de alegría, al mirar el experimento la manzana, que estaba verde en el recipiente donde había hechado todos sus productos, después de un mes había madurado.
Ya estaba casi toda roja, la dejo fuera del recipiente y la puso en la nevera para eliminar cualquier tipo de microbio, a las dos horas la sacó y le pego un bocado ¡ estaba buenísima! Tan buena como cualquier otra cereza. Como él no tenía ningún cerezo en su huerto, ya tenía la manera de comer todas las que quisiera, eso sí pasados dos o tres días para su enrojecimiento.

Javier se puso muy feliz, se sentía como un líder,  había conseguido hacer un experimento y se lo enseñó a su profesora.
Se quedó asombrada y le dio la enhorabuena, también le dijo que lo llevaría a un concurso.
Su merito fue grandísimo, estaba muy satisfecho tras un mes largo y duro de trabajo.
Esto le sirvió para convencerse de que sería una gran persona si se lo propusiera y podría ser un gran profesor de física y química y llegaría muy alto.

___________________________________________________________________________



La desaparición. MARÍA PEÑALVER

Hoy 21 de Junio en plena Fiesta de la Cereza ha desparecido una niña. La policía no descarta que haya sido un secuestro…”
Esta es la primera noticia que leo en el periódico, me pregunto cómo en un pueblo tan pequeño como este donde todos nos conocemos ocurran cosas como estas y que nadie haya sido testigo de ello.
-En fin...- digo. Me levanto del sofá que hay junto a la ventana donde me siento todas las mañanas a leer el periódico. Subo a mi dormitorio y me pongo el uniforme. Recibo una llamada, es mi superior, avisándome de la desaparición y del sector que nos tocara investigar a García, mi compañero, y a mí.
García y yo comenzamos a rastrear el sector que se nos había asignado, la situación se estaba complicando la niña no daba señales de vida y por si fuera poco acababan de denunciar otra desaparición, otra niña amiga de la menor. Con furia doy una patada al aire, con tan mala suerte que me caigo al suelo, al alzar la vista veo que frente a mi haya una pequeña cueva, decido acercarme, estaba tapiada con una gran roca pero oigo sollozos y gritos en el interior. ¿Eran las niñas!
García y yo comenzamos a empujar y tras un largo rato conseguimos quitarla.
Hoy 22 de <Junio las menores desaparecidas ayer han sido encontradas por dos policías, al parecer las pequeñas habían salido a coger cerezas y fueron a comérselas al interior de la cueva con tan mala suerte que una roca tapó la única salida de esta”
Aunque haya sido poco tiempo las pequeñas estaban asustadas pero ¿Qué vamos a hacer? Las cerezas están tan ricas.
____________________________________________________________________

   EL Origen de la Pereza. FRANCISCO SANTIBURCIO
Érase una vez una fruta que no sabían qué nombre tenía y entonces decidieron llamarla “cereza”. Ésta era muy vaga y nunca hacía nada, siempre estaba tumbada en la rama del cerezo mirando cómo sus amigas se caían y eran recogidas por los seres humanos. Cereza no quería que la recogiesen; así pues,  para impedirlo se ató con su rabo a la rama.
Un día hubo un viento tan fuerte que se cayó al suelo y no podía moverse. Al día siguiente vinieron los humanos y la cogieron. Cuando la llevaron a sus casas, vio cómo otras cerezas eran devoradas por los humanos.  Cereza no quería morir pero no podía moverse. Al día siguiente la lavaron y ella ya sabía que iba a morir, pero entonces vino una pera grande, tan verde como la hierba que crece en la primavera. Al verla, Cereza se enamoró repentinamente y después se desmayó. Dos horas más tarde Cereza despertó en un frondoso y fértil campo, al lado de la pera. Ésta se presentó ante cereza; charlaron un rato y Cereza pudo comprobar que tenían cosas en común. Las dos eran muy vagas y se llamaban como lo que eran. Un par de días después el amor era mutuo. Se fueron a vivir juntos pero nadie los quería porque era anormal ver una pera junto con una cereza. Estos se sintieron rechazados y no sabían adonde ir. Un día cualquiera Cereza encontró un lugar donde podrían disfrutar de su vida en común. Allí fueron felices durante mucho tiempo. Años más tarde, Cereza le comentó a Pera que se sentía rara desde hacía tiempo; sentía náuseas, no tenía ganas de comer, estaba siempre de mal humor, …. Entonces pera se dio cuenta de que estaba embarazada de tres meses, pero no logró comprender  por qué estaba embarazada si sus genes no podían mezclarse. Pensaron que era un milagro.

Transcurrieron tres meses más y cereza tenía una barriga tan enorme que al andar resonaba hasta el suelo. Un día así, de repente, Cereza dio a luz, pero… ¡no salió nada! Pera  se preocupó sin acertar a comprender aquella situación. Pasaron unos días y seguían preocupados;  entonces, llamaron a la puerta, la abrieron pero no había nadie. De repente escucharon una voz:
-     Soy la Pereza- dijo lentamente la voz.
Entonces se dieron cuenta de que crearon un contravalor que sería un gran problema para la humanidad: La Pereza. 
____________________________________________________________________________


El lugar desconocido.SANTI JIMÉNEZ


Yo si se bien la historia y, no han la contado bien, empezó así:


Un día fue un hombre que nadie lo habían visto y les separo de nuestro padres, les llevo a todas sus hermanas y a ella le metieron en una habitación con muchos agujeros en las paredes y sin tejado, después de cinco horas les dejaron en una bañera con un agua helada igual que cuando llueve, otra vez a la habitación pero esta vez solo una hora, y de repente les unieron con más y los llevaron a un lugar muy raro, luego les separaron y no volví  ha ver a algunas de sus hermanas pero luego vi un líquido rojo en un vaso.


Al día siguiente se despertó y estaba encima de un lugar muy blando y con seis más todo esto era muy raro hace unos cuantos días estaba colgada de mi padre muy feliz pero ahora estoy aquí y tuvo mucho miedo con la oscuridad y los momentos más especiales que paso con su familia.


Al día siguiente les metieron a todas en otra habitación pero esta vez con tejado y sin agujeros y en un lugar muy húmedo, nunca había sentido esto pero esa sensación se le paso rápido y llegaron a un lugar muy raro con más como ella.


Estos días conoció a muchas como ella con sus mismos sentimientos pero  al fin llego el día donde termino la pesadilla, volvió a ver la luz solar.


Llego a una pastelería donde la vendieron a un hombre trajeado pero no era para el sino para la persona menos esperada de España.


Llego a las manos de los reyes de España los cuales disfrutaron de la mejor tarta de su vida, pero ese no fue el final, no se pudieron terminar la tarta; la criada se llevo lo que sobro y lo guardo a su hijo que todos los días llegaba cansado de la universidad y no le podía dedicar todo el tiempo que quería así que esa tarta fue su manera de pasar un poco más de tiempo con su hijo.


Esta fue la verdadera historia de como llego la tarta y esta cereza a la casa real y como conseguí sacar un 10 en la redacción y no fue por la tarta sino por el cariño  y por la paciencia que han tenido mis padres con mis ataques de ira, mi mal genio y como me han ayudado en mis problemas esto se lo debo a mi madre y la historia si es inventada, pero me ayudo a desconectar de todo lo que me preocupaba.

__________________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada